Las artes contemplativas

Las artes contemplativas

Son un conjunto de actividades y disciplinas laicas que integran el arte y la cultura en la vida cotidiana. Por ejemplo, el kado (el arreglo floral), la fotografía contemplativa, la caligrafía, el chado (la vía del té), el kyudo (la vía del arco), etc.

Cada disciplina conlleva una senda contemplativa y proporciona belleza, resplandor y sabiduría a la vida y a nuestra cultura.

Arte Shambhala

El arte Shambhala surgió de una percepción clara y una percepción pura. A menudo el proceso creativo parece misterioso y mágico, ya sea uno artista o no.  ¿Cómo se proporciona una realidad física a una inspiración efímera o una verdad abstracta? ¿Cómo se crean formas que comuniquen una naturaleza fundamental más allá de un contenedor?  El programa de arte Shambhala explora el proceso creativo y el producto que llamamos arte desde el punto de vista de una percepción clara y una expresión pura. Observamos la fuente de inspiración, cómo se manifiesta el proceso creativo y, después, cómo manifiesta esta inspiración lo que creamos.

 Kado, la vía de las flores

Chögyam Trungpa Rimpoché fundó una escuela nueva de ikebana (el arreglo floral japonés) en 1982, inspirado por sur propia formación y su visión.  Se llamó Kalapa Ikebana para estudiar y practicar el arreglo floral y en ella colaboran distintos maestros de otras escuelas de ikebana.

La Escuela de Kado Rigden de Ikebana es el nombre de la Escuela europea fundada por Marcia Wang Shibata con la autorización y beneplácito de Sákyong Mipham Rimpoché.

 Miksang, la fotografía contemplativa

   Miksang es una palabra tibetana que significa “buen ojo”. Es un arte contemplativa basada en las enseñanzas del arte dhármico del maestro de meditación, artista y erudito Chögyam Trungpa Rimpoché, concretamente sobre sus enseñanzas sobre la naturaleza y la percepción.

   Buen indica el mundo tal como es, naturalmente rico y vivo. Ojo indica que se puede conectar con las cualidades del mundo al trabajar con la práctica de la fotografía contemplativa. El recorrido es muy sencillo, de hecho consiste en ver con los ojos bien abiertos mientras estamos presentes y conscientes.

Cuando se tiene una percepción muy viva, fresca y clara, en un instante, surge el deseo completamente natural de comunicar esta experiencia. Por medio de ejercicios visuales y trabajos fotográficos, el Miksang permite la sincronización natural del ojo y la mente, de modo que la experiencia de ver no resulta afectada por la distracción.

Para más detalles sobre el abanico de artes y disciplinas contemplativas de Shambhala, se puede pinchar aquí.